actuelles.comeze.com
modas ropa talento foro activo influencias tendencias zapatos femme femanina paris


Mas recientes

  • computer facil tecnologia para salvar vidas humanas en la carretera
  • blackmore el poder del meme meme
  • patogenicidad microbiana y diseno de vacunas
  • el trabajo infantil en asia
  • requisitos para importar a mexico
  • maquila y fuerza de trabajo femenina un estudio de
  • como exportar consideraciones basicas para exportar
  • el pierrot gobernara en la argentina antes que el orden
  • las chicas de lost comer en la yeca chacovachi sin
  • el estado mundial de la agricultura y la alimentacion
  • junior tu papa campeon del futbol colombiano con la septima
  • energia fotovoltaica en espana para todos
  • energias renovables chile no tiene energia para afrontar el
  • psicologia evolutiva
  • cuba arranca plan de ajuste laboral
  • foros de derecho socio minoritario con
  • hacia la transformacion universitaria construyendo un nuevo pais
  • el buscador de cabezas de antonio ortuno
  • trastornos de la tiroides hipo e hipertiroidismo y yoga
  • la integracion de google en el buscador de google a
  • cuadernos de algebra no 2 anillos oswaldo lezama
  • bello andres
  • malaria journal
  • tastes and temptations food and art in renaissance italy
  • pagina de marcos alberto rodriguez
  • historia y arte
  • diplomacia economica de los founding fathers
  • produccion y realizacion de television
  • tratamiento contra el cancer ovarico epitelial invasivo segun la etapa
  • meduloblastona
  • entendimiento de la cefalea esperanza a traves de la investigacion
  • comparacion de costes de tres tratamientos del cancer de prostata
  • radio ecos de manantlan en jalisco periodico de noticias locales
  • yo he leido en virgilio literatura y poder
  • lukasnet blog fui a decir archivos
  • comunicarse
  • eaglespeak
  • el rincon del catolico
  • los semaforos espia multan sin la senal que advierte de su
  • abces hemeroteca
  • prueba de batimiento sinusoidal gt sine beat
  • lecci n que practica surf dos
  • delia del carril mucho mas que una de las mujeres de pablo
  • psicologia del desarrollo y de la educacion
  • documento marco para la prevencion y actuacion
  • licenciado en fisica
  • ap chavez se aferra a militares leales para buscar la reeleccion
  • dhl y volvo ocean race version 2011
  • distribucion limitada lc bue l136 enero 1994 c e p a l
  • cuando los elefantes eran condenados a muerte archivo



  • 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

    beruby.com - Empieza el día ahorrando

    Publicidad 

         
    Ultimos Posts



    Descripcion:
    Las copias de seguridad funcionan aún mejor cuando las duplicamos y diversificamos. Esto es, cuando tenemos al menos una en un dispositivo externo (disco duro, llave USB, CDs o DVDs) físicamente a nuestro alcance, y otra que debería estar descentralizada, es decir, fuera de nuestro alcance físico, en algún servidor en Internet.

    Y precisamente esta última prestación es la que nos ofrecen los diversos servicios de back­up on-line que revisamos, proponiendo una infraestructura mediante la cual podremos almacenar todos los datos que queramos en el espacio de almacenamiento que contratamos previamente y que tendrá un mantenimiento permanente y unas garantías de que esos datos permanecerán intactos, privados y seguros en dichos servidores.

    Los motivos por los que es interesante tener un backup realizado fuera de nuestro hogar son muchos. Un robo o un incendio pueden ser desastres que nos priven de nuestros PCs y portátiles, pero también de los medios en los que habíamos almacenado los backups. Con su salvaguarda en alguna de estas soluciones on-line nos aseguramos de que al menos tenemos esa vía de recuperar y restaurar los datos a posteriori.

    Como suele suceder, estas ofertas tienen una serie de ventajas y desventajas que pueden ser cruciales a la hora de su utilización por parte de ciertos usuarios. La ventaja más clara es la de que nuestros datos estarán teóricamente a salvo en servidores garantizados, lo que permitirá que recuperemos esos datos en caso de necesidad. Además, nos evitaremos las molestias de los discos convencionales, incluido el gasto adicional que suponen.

    Por otro lado, la realización de las copias on-line depende de nuestra conexión a Internet, y eso puede suponer un engorro no solo a la hora de realizar las copias en los servidores, sino también si en alguna ocasión tenemos que restaurarlas. Aunque todos los servicios hacen uso de técnicas de cifrado, siempre queda la duda de si esos datos quedarán expuestos, y además está el miedo a que una mala gestión de la empresa de servicios acabe con la compañía en bancarrota y con nuestros backups perdidos sin remedio. Pero, se trata de casos límite, con un porcentaje muy bajo de que se produzcan. Así, en general creemos que las ventajas superán a los inconvenientes.

    Prácticamente todas las propuestas analizadas ofrecen una versión gratuita del servicio que puede estar limitada o bien por la capacidad de la que disponemos para nuestros backups o bien por el tiempo del que podremos disfrutar de sus bondades. Y esos parámetros se extienden a las opciones de pago de este tipo de soluciones, dividiendolas claramente en dos grupos.

    En el primer grupo están los servicios que nos ofrecen tarifa plana de datos. Así, podremos almacenar todo lo que queramos, cualquier capacidad, y pagaremos una cuota mensual fija por mantener el servicio. Este tipo de alternativas suelen tener una limitación importante, pero también lógica: solo pueden ser asociadas con un único ordenador, aunque hay excepciones que, por ejemplo, permiten realizar copias de seguridad de varios PCs en la misma cuenta.

    Por su parte, en el segundo grupo están aquellos desarrollos en los que pagaremos por capacidad. En estos servicios, es posible almacenar tantas copias de seguridad como queramos (incluso si provienen de decenas de PCs distintos), pero el problema reside en que, si necesitamos salvaguardar muchos datos, la cosa saldrá realmente cara.

    Es importante señalar la diferencia entre estos dos tipos de servicios, ya que aunque algunas de las soluciones propuestas permiten acceder a ambas opciones, puede que la sincronización no sea necesaria para algunos usuarios. En ese caso, lo más adecuado es optar por una alternativa centrada en el backup. De hecho, las soluciones que ofrecen sin­cronización, además de la gestión de las copias de seguridad, suelen ser algo más caras.

    La sincronización, no obstante, puede ser muy interesante, ya que permite que tengamos siempre los datos disponibles en su versión más reciente tanto en el servidor como en el ordenador que tengamos a mano. Es una forma de asegurarnos de que estemos donde estemos podremos contar con un entorno de trabajo actualizado, de modo que aquellos que trabajan desde diversos puntos pueden encontrarlo muy interesante.

    Todas las opciones de pago por capacidad están precisamente centradas en ese tipo de comportamiento, que permite que los procesos de sincronización ahorren mucho tiempo en la realización de backups (solo se cambian las partes modificadas, como se explica en el recuadro Copias inteligentes, el secreto) y que además ofrece otras ventajas. La más destacada es la presencia de numerosas opciones a la hora de compartir nuestros contenidos en la Nube con otros usuarios.

    Así, las carpetas y ficheros que tengamos podrán verlos los amigos y conocidos que especifiquemos. Normalmente, se hará a través del uso de URLs con cierta codificación especial que es imposible adivinar –y que no se indexa en motores de búsqueda como los de Goo­gle, Yahoo! o Microsoft– y que da acceso seguro y confidencial a los datos que queremos compartir.

    Pero hay más, estos servicios también destacan por su interfaz web, que es ejemplar en soluciones como Dropbox y que, entre otras cosas, suele estar adaptada también a dispositivos móviles. Eso permite que podamos acceder a los ficheros allá donde nos encontremos, sin importar si lo hacemos desde nuestro PC o a través de un portátil, netbook o smartphone.

    Los servicios de tarifa plana son mucho más limitados en opciones «sociales» y funcionales, y no dan apenas facilidades a la hora de acceder remotamente a esos ficheros. Las páginas web de esos servicios son normalmente muy pobres y no invitan a poder ser utilizadas desde diversos tipos de dispositivos, pero esas desventajas se compensan con su principal fortaleza: el hecho de que no tendremos que preocuparnos por la cantidad de datos que necesitemos almacenar.

    En efecto, estos servicios nos ofrecen una capacidad teóricamente ilimitada (es peligroso asegurar que es realmente ilimitada y es igualmente complicado comprobarlo) por un precio que es realmente competitivo. En la mayoría de los casos, tendremos la oportunidad de almacenar todo lo que queramos por unos 5 dólares al mes, lo que puede ser una opción perfecta para los que simplemente quieran tener la seguridad de que sus datos están a salvos fuera de su casa.

    Como comentábamos anteriormente, esta segunda opción también tiene una limitación relevante: si queremos usar un servicio de este tipo para mantener los datos de varios PCs a salvo, tendremos que contratar cuentas independientes para cada PC, ya que el servicio está asociado a la IP del PC conectado mediante el asistente software que instalamos para la puesta en marcha de este backup.

    Las empresas que ofrecen dichos servicios conocen perfectamente esta limitación, y ofrecen planes familiares y empresariales para superar ese obstáculo. Un ejemplo perfecto es CrashPlan, que ofrece una tarifa plana individual por 4,5 dólares al mes, una familiar –teóricamente para varios PCs, aunque no especifican ningún límite- por 8,33 dólares al mes, y luego un plan empresarial, que incluye soporte especializado y que tendrá un precio que depende de las licencias contratadas, y que por ejemplo para 10 licencias (una por PC) es de 686 dólares al año, cerca de 60 dólares al mes.

    En los artículos relacionados encontraréis un análisis de 12 de las ofertas presentes en la actualidad, representantes de una parte importante del abanico de posibilidades existentes hoy en día. Como podréis comprobar en las tablas, hay una mayor presencia de soluciones de pago por capacidad, aquellas en las que dispondremos de más opciones y funciones –sobre todo a la hora de compartir ficheros y carpetas–, pero también hemos hecho una selección de servicios de tarifa plana, que son los más adecuados para aquellos a los que solo les preocupe tener sus datos a salvo en una localización remota.

    Todos los servicios disponen de versiones gratuitas o de evaluación, así que lo más recomendable es, al menos, probar uno de cada tipo para ver si se ajusta a vuestras necesidades. Os adelantamos que ningún servicio es perfecto y que, como mencionamos en las conclusiones de la comparativa, hemos abogado por una solución algo más costosa pero que sí se aproxima mucho más a la perfección: la combinación de ambos tipos de servicio, lo que nos dará acceso a las ventajas de los servicios de pago por capacidad (compartir ficheros, sincronizarlos, excelente acceso remoto a través de la interfaz web) y a las de los servicios con tarifa plana (una cantidad de datos ilimitada para nuestras copias).

    No obstante, eso no significa que tengáis que apostar por esa solución: servicios gratuitos como SkyDrive o ADrive pueden ser muy interesantes para los que busquen chollos –aunque en ambos casos hay limitaciones importantes–, mientras que para un uso comedido de los servicios seguramente nos encontremos más que a gusto con las ofertas más destacadas de la comparativa, como Dropbox, ZumoDrive o Wuala, siendo este último especialmente interesante por su concepción del almacenamiento P2P.

    Prácticamente todos los servicios que hemos analizado en esta comparativa hacen uso de sistemas de sincronización de archivos, de forma que los datos en ambos extremos (nuestro ordenador y el servicio de backup on-line) mantengan siempre la misma versión de los archivos. ¿Cómo lo logran sin que se sature el servicio?

    Tras el backup inicial, los servicios hacen un estudio antes de actualizar las copias en posteriores procesos de sincronización. En lugar de volver a enviar un fichero completo de 10 Mbytes –e incluso ficheros más pequeños de tan solo 10 Kbytes–, el software que se instala en nuestro ordenador los divide en pequeños fragmentos y crea un informe de cada uno de esos fragmentos, que es comparado con los de ese mismo fichero que residen en el servidor. A partir de ahí, solo las fracciones modificados se envían al servidor.

    De hecho, es interesante comprobar que la mayoría de los servicios tienen asociado un cliente específico que se encargará de la gestión de esas copias de seguridad y que presenta sus propias opciones a la hora de realizar dichas copias. Entre esos parámetros opcionales está el «balanceo» (throttling) de las transferencias, algo que permite que cuando se realizan las copias y sincronizaciones nuestra banda ancha no quede totalmente colapsada por esta operación y podamos seguir navegando o utilizando la conexión de forma simultánea para otras tareas.

    Obviamente, la primera vez que realizamos una copia de seguridad en un servicio on-line el proceso lleva mucho tiempo. Si tenemos que transferir varios Gbytes de información, necesitaremos una conexión con un canal de subida (cuidado, aquí el canal de descarga no tiene relevancia) con una velocidad decente, algo que es precisamente el problema de la gran asimetría de las conexiones en nuestro país.

    Y es que desde hace tiempo la mayoría de las operadoras ofrecen conexiones que dan mucho canal de bajada, pero cuyo canal de subida es muy limitado. Así, la oferta media es la de contar con una línea de 3 o 6 Mbps de bajada, pero que solo tiene 384 o 512 Kbps de canal de subida, lo que supone un ratio de 10:1 a favor de la bajada.

    Estas conexiones son adecuadas para la mayoría de los escenarios en los que se mueven los internautas españoles, pero lamentablemente estos servicios de backup on-line son una de las excepciones. De hecho, tendréis que tener en cuenta este dato a la hora de realizar vuestro primer backup, ese que probablemente lleve más tiempo por tratarse de un proceso completamente nuevo para el servidor.

    Un ejemplo: si tenemos una línea de 6 Mbps / 512 Kbps y queremos «subir» una copia de seguridad de 10 Gbytes, tardaremos casi 6 horas (y eso contando con que se alcanzan velocidades máximas de subidas) en cargar toda esa información en el servidor remoto. Algunos servicios realizan una estimación previa del tiempo que necesitaremos, y sus previsiones para nuestras pruebas fueron aún peores, con una media de unos 4-5 Gbytes subidos por día. Y es que la carga que soportan esos servidores ralentiza aún más el proceso.

    Aunque tengamos una conexión con un buen canal de subida, es probable que el tamaño de nuestras copias de seguridad sea de varias decenas de Gbytes, algo que puede hacer realmente largo el proceso inicial. Por esa razón, conviene dividir el trabajo y segmentarlo en varios procesos independientes.

    Nosotros recomendamos crear un conjunto de datos críticos, los más importantes, que solo ocupe unos pocos gigabytes. Será el primer envío a nuestro servicio de backup on-line, tras lo cual ya podremos ir creando sucesivos paquetes de varios gigabytes con los que iremos confeccionando esa copia de seguridad en los servidores del servicio elegido.

    De hecho, no solo deberemos incluir esos nuevos conjuntos, sino también todos los paquetes de las etapas anteriores, que se sincronizarán con los del servicio, lo que probablemente hará que no se tengan que actualizar esos datos en este primer backup fragmentado.

    Todos los servicios de nuestra comparativa hacen uso del cifrado interno de datos, que se aplica a los de nuestro propio ordenador antes de realizar el backup de los mismos. El mecanismo de cifrado suele proporcionarse a través de protocolos SSL/TLS/AES de 128 bits, aunque ciertos servicios y opciones de pago pueden incrementar a claves de 256 e incluso 512 bits, que hacen aún más compleja la posible decodificación de la información en caso de caer en manos ajenas.

    Lo más interesante es que varias de las alternativas como Backblaze, Mozy o CrashPlan hacen uso de un nivel adicional de seguridad, pudiendo establecer nuestra propia contraseña para cifrar los contenidos, de modo que el servicio no tendrá ni idea de cómo descodificar los datos, algo que teóricamente sí podría ocurrir en el caso anterior. Sin embargo, este nivel adicional de seguridad tiene un problema lógico asociado: si perdemos u olvidamos esa contraseña, estaremos en un dilema sin solución, ya que no podremos restaurar esos datos y la copia será inservible.

    Es importante incidir en la relevancia que tienen las copias de seguridad. Aunque muchos usuarios no acaban de comprender lo crucial que puede llegar a ser lanzar este tipo de operaciones de cuando en cuando, esa concienciación va tomando forma. El abaratamiento de los dispositivos externos de almacenamiento y la facilidad de grabar CDs y DVDs con copias de nuestros datos hace esto posible, pero los servicios de backup on-line aportan un segundo nivel de tranquilidad. De hecho, poco más podremos hacer ante el desastre. Si a las copias de seguridad que podamos tener en discos duros externos o en otros equipos sumamos los backups en servicios como los recomendados, será complicado que tengamos una desgracia. Pero, hay que saber elegir.

    El primer gran grupo de servicios de back­up on-line es el que ofrece más posibilidades «sociales», ya que, además de las prestaciones convencionales de realización de copias de seguridad y sincronización, también tendremos la oportunidad de compartir ficheros y carpetas mediante diversas técnicas, que sobre todo se basan en el uso de URLs privadas o públicas. Estos servicios son perfectos para backups «de pequeña escala», con datos importantes que además queramos tener accesibles en su última versión en cada momento.

    Sin embargo los precios de los servicios a la hora de contratar capacidades adicionales suele ser alto, por lo que conviene ser comedidos. De entre todos los analizados, Dropbox es con diferencia el más destacado. Su interfaz y sus prestaciones lo hacen imbatible, y aunque hay competidores decentes y originales como Wuala o ZumoDrive, no logran alcanzar su poderío.

    La otra opción consiste en realizar backups de gran capacidad en los que no tengamos que preocuparnos por la cuota utilizada. Este tipo de servicios son perfectos si no tenemos necesidad de compartir parte de esos ficheros (fotos, vídeos, música, documentos ofimáticos...) y, sobre todo, si no es especialmente necesario tener ese control de versiones por el que apuestan los servicios como Dropbox, cuyos métodos de sincronización son notables. Crashplan es el destacado en este segmento, aunque si buscamos almacenamiento en bruto quizás podríamos considerar ADrive –muy limitado en todo lo demás– o Windows Live Skydrive –cuidado con el hándicap de 50 Mbytes por fichero subido-, que aportan 50 y 25 Gbytes respectivamente y que, al menos, sirven como almacenes gigantes de datos.

    Como en tantas otras situaciones, el servicio perfecto de backup on-line no existe, pero si tenéis la posibilidad, quizás lo más inteligente sea precisamente combinar lo mejor de ambos mundos. Tened en cuenta que los servicios de pago por almacenamiento permiten usar una misma cuenta con varios PCs, pero en servicios de tarifa plana se limita a un único PC. Si a eso le unimos las características y precios de una y otra fórmula, veremos que la combinación de las prestaciones de Dropbox y Crashplan sería perfecta y, si tenéis presupuesto, no deberíais descartar esta opción.

    Obviamente, lo mejor de estos servicios, con sus limitaciones, es el hecho de que podemos estar tranquilos ante un posible desastre doméstico o si nos roban nuestro PC o portátil en alguna ocasión. Los servicios destacan por contar en su mayoría con cuentas gratuitas que podremos usar de forma indefinida para evaluar sus prestaciones. La posibilidad de establecer contraseñas privadas de cifrado y las opciones de restauración son también de agradecer, así como la característica de planificar las copias de seguridad para que dichas transferencias y sincronizaciones se realicen cuando nuestro PC o portátil esté en periodo de inactividad.

    La lentitud de las transferencias es un problema común en todos los servicios analizados, pero es algo que no es en realidad culpa de los servicios en sí, sino de las conexiones a Internet que tenemos en nuestro país. En algunos casos, el inglés puede suponer un obstáculo, como también puede serlo el hecho de que tengamos que tener constantemente un programa más ejecutándose en segundo plano. El coste de los servicios puede ser prohibitivo si no elegimos bien.

    Estamos ante el servicio de back­up on-line del que más se habla entre el gran público. Dropbox lleva en activo desde 2007, año en el que nació gracias a un par de estudiantes del prestigioso MIT. Desde el primer momento comenzó a ganar popularidad por sus excelentes prestaciones

    Este servicio de backup on-line es particularmente original por una característica que no hemos visto en casi ningún competidor del mercado. Se trata de la posibilidad de acceder al streaming de contenidos, de forma que podremos reproducir música y ver fotos y vídeos de nuestras carpetas compartidas en el servicio desde todo tipo de plataformas, incluido el iPhone de Apple

    ADrive no dispone de un cliente software propio. Todo se basa en el servicio web, que nos presentará un explorador de ficheros en el que iremos subiendo los archivos y carpetas que deseemos almacenar en la copia de seguridad

    Aunque posee cuenta gratuita de 2 Gbytes de almacenamiento on-line, el coste de las de pago es inferior al de otros servicios. Por ejemplo, obtendremos 150 Gbytes por 4,95 dólares al mes, una capacidad muy respetable teniendo en cuenta que en Dropbox son 20 dólares al mes por 100 Gbytes

    El conocido servicio de backup on-line Mozy ofrece una versión gratuita de su edición para usuario final, MozyHome, con 2 Gbytes de capacidad. Es algo complicado encontrarla en su web y obliga a dar más datos personales que en otros servicios

    Canonical lleva algún tiempo indagando en servicios on-line que van más allá de su estrategia tradicional, basada en la venta de servicios de soporte para su producto estrella, la distribución Linux Ubuntu. Es el caso de Ubuntu One, un servicio de backup on-line

    Un servicio de pago que hace uso de una política de tarifa plana, aunque es posible probarlo durante dos semanas sin pagar. Con Backblaze podremos almacenar todo lo que queramos, eso sí, de un único PC, pagando una cuota única de 5 dólares al mes

    Por 54,95 dólares al año Carbonite nos brinda un espacio teóricamente ilimitado para nuestras copias de seguridad. Podemos probarlo gratis durante 15 días, descargando el clásico cliente que se ejecuta en segundo plano y nos informa en cada momento del estado de los backups

    Cualquier análisis de producto o servicio que aparezca en nuestros artículos de Laboratorio es comparable entre sí, solo tienes que ir añadiéndolos a "Mi comparativa" según vayas navegando por ellos e ir a ver la tabla de comparativas una vez los tengas todos cargados.






    actuelles.comeze.com Todos los derechos reservados